Descifra la construcción: procesos, procedimientos y sistemas constructivos

Junio 2024

¡Saludos, querido maestro de obra! Sabemos que la construcción es mucho más que levantar estructuras; es un arte que requiere técnica, planificación y, en muchos casos, altas dosis de creatividad. Ser capaz de pensar de forma innovadora y ofrecer ideas frescas siempre será una ventaja para destacar. Sin embargo, la creatividad no se limita únicamente a ser ingenioso e imaginativo, muchas veces consiste también en conocer bien tus cartas, y ¡cómo no! las reglas del juego.

La trilogía constructiva

En esta nota nos enfocaremos en tres piezas fundamentales que te ayudarán a construir mejor, lo que podríamos llamar la "Trilogía constructiva”: los sistemas constructivos, los procesos y los procedimientos. ¿O acaso pensaste que eran lo mismo? Te lo ponemos fácil: son el cuándo, el cómo y el con qué construir. Con ellos podrás convertirte en un supremo Maestro Andino, superándote a ti mismo en cada proyecto.

Suena un poco como cosa de videntes o médiums ¿verdad? Y vaya que lo es porque, aunque no lo creas, estos tres sí que pueden predecir cómo saldrá una obra, o más aún, cómo sobrevivirá un edificio a lo largo del tiempo. Créenos, si los conoces bien y los usas bien, pueden anticiparte con años al futuro.

Lo primero que debes saber para entender cómo funcionan es que jamás puedes separarlos o dejar alguno de lado. Y recuerda esto, maestro, cuando te enfrentes a un nuevo proyecto, antes de dar las cosas por sentado y ponerte manos a la obra a ciegas, debes hacerte una pregunta: ¿cuál es el mejor sistema constructivo para este proyecto? Solo respondiendo esa pregunta a consciencia es que podrás definir bien qué pasos debes seguir y de qué manera se darán.

Entonces, ¿ elegir el sistema constructivo es la clave? Pues de primeras, sí.

Sistemas constructivos

¿Alguna vez te has preguntado cómo se construyen esos impresionantes edificios que desafían las leyes de la ingeniería? Bueno, detrás de esas grandes torres hay todo un mundo de sistemas constructivos calculados hasta en su mínimo detalle para hacerlas realidad. Y lo mejor es que ¡tú también puedes hacerlo!

Pero, ¿qué son los sistemas constructivos? Podríamos decir que son como los secretos culinarios de la abuela, pero en lugar de alimentos y utensilios de cocina, usamos materiales y herramientas muy específicas. Es básicamente la manera en que combinamos los materiales elegidos y las formas que les damos para combinarlos mejor.

  1. La evolución de los sistemas constructivos:

    Hace algunos años atrás, construir era todo un arte, hecho sobre todo a mano con herramientas simples, pero habilidades extraordinarias. Luego, con la llegada de nuevas tecnologías y máquinas, se fue transformando la construcción, mejorando en eficiencia y velocidad, y permitiendo a los constructores especializarse cada vez más. Pero, ¿sabes qué? La verdadera revolución está a la vuelta de la esquina: actualmente, los procesos industrializados, donde las personas solo guían y controlan complejas máquinas que hacen casi todo el trabajo duro por uno, son los que te dejarán boquiabierto.

    Si bien este escenario no es muy lejano para nosotros, de momento lo que nos toca es sacarle provecho a las muchas tecnologías que ya tenemos al alcance. Y si bien es cierto, habrá ocasiones en que los sistemas tradicionales serán la mejor opción, y que la magia de tus manos será la única que podría dar forma a un diseño, habrá otras en que no necesariamente. Ahí está el secreto, recuerda “conocer bien tus cartas”.

  2. Tipos de sistemas constructivos

    A continuación, te compartimos nuestra selección de sistemas constructivos más difundidos y actuales, está en ti elegir el más apropiado, o ¿quién sabe? Aventurarte a usar varios a la vez.

    • Construcción con materiales locales:

      Primero lo primero, y aunque no suene muy tecnológico, este siempre será un grande: usar lo que la zona nos ofrece fácilmente. Por ejemplo, si hay mucha arcilla, construir con adobe o tapial. Si abunda la madera, construir con madera local. Solo no olvides hacerlo de manera segura y respetuosa con la naturaleza.

    • Albañilería simple o construcción con bloques:

      ¿Usar ladrillos o bloques de concreto para levantar edificios? ¡Con los ojos cerrados! Sabemos que es un método común y sencillo que se emplea en todo el mundo. Los bloques son fáciles de manejar una vez que los dominas. Ahora, el detalle de solo usar ladrillos, es que difícilmente se pueden hacer más dos niveles en un mismo terreno.

    • Albañilería confinada y concreto armado o aporticado:

      Pero, ¿qué pasa cuando combinamos los ladrillos con concreto y acero? ¡Bum! Ahora sí que podemos llegar hasta el cielo, ¿verdad? Reforzar los muros de ladrillo con columnas, placas y vigas, fue una de las mejores ideas del siglo XX. Incluso, en el caso de sistemas de solamente aporticados, los muros de ladrillo ya no deben ser estructurales, sino que son meras divisiones y podrían ser de cualquier otro material más ligero, barato o estético.

    • Construcción en seco y prefabricados:

      Los perfiles de acero galvanizado y las planchas prefabricadas pueden dar forma a estructuras anexas o menores muy variadas y de una manera ágil y liviana, ideal para proyectos donde la rapidez en la ejecución es importante. Por otro lado, los prefabricados en la construcción implican el uso de componentes ya preparados y listos para su ensamblaje en el lugar de construcción, como por ejemplo: el concreto premezclado, el concreto en piezas prefabricadas o pretensadas, escaleras o ambientes completos de fibras de cemento combinadas, el acero e incluso la madera.

    • Sistemas mixtos:

      Volviendo a la parte creativa de la construcción combinar diversos materiales y técnicas para fortalecer y optimizar las estructuras puede ser la mejor opción. Es como armar un rompecabezas para hacer una edificación súper fuerte y completamente personalizada para el cliente

    Como ves, la innovación en la construcción ha dado lugar a métodos novedosos, de hecho, también podemos encontrar casos que aprovechan materiales reciclados y biodegradables, como el plástico reciclado o el bambú. Además, la incorporación de domótica y sistemas inteligentes está transformando la construcción con edificios que monitorean y ajustan automáticamente sus condiciones ambientales, pensando así en la eficiencia energética y la comodidad de sus ocupantes.

Bueno, seguramente ya puedes imaginar qué sistemas constructivos te gustaría probar en tu próxima obra. Ahora, debes saber que cada sistema constructivo traerá consigo sus procesos y sus procedimientos constructivos. ¡Muy importante! Porque si no aplicas bien las técnicas, siguiendo todos los pasos y empleando las herramientas adecuadas, tu elección puede jugarte en contra y no es lo que queremos, ¿verdad?

Procesos constructivos

Los procesos constructivos marcan el ritmo de nuestras obras, son las fases y etapas necesarias para construir algo en un determinado tiempo. Es cierto que cada obra tiene un proceso constructivo único, pero todas comparten ciertas fases comunes que debemos tener en cuenta y ejecutar de manera precisa:

  • Preconstrucción: Aquí es donde coordinamos bien el proyecto con el cliente y lo necesario para hacerlo realidad, la obtención de los permisos, la modalidad de contratación y los plazos de entrega.

  • Planificación: Toca asegurándonos de tener claro la solución constructiva elegida y sus planos finales a detalle, el presupuesto y la programación de lo que haremos. No te preocupes si esta fase toma más tiempo del esperado, es mejor pensar bien las cosas antes y estar seguros.

  • Abastecimiento de recursos: El momento para abastecernos de lo necesario, desde equipos y especialistas hasta los materiales. Esta fase y la siguiente serán un ida y vuelta ya que no siempre es lo mejor tener TODOS los materiales contigo desde un inicio, sino que deben ir llegando conforme se avanza.

  • Construcción: ¡Hora de trabajar! Es aquí donde debemos ser muy fieles al o los sistemas constructivos por los que hemos optado.

  • Finalización y mantenimiento: Pruebas, pruebas y más pruebas, si a algo puedes hacerle una prueba, ¡hazla! Solo así podrás asegurarte de que tu obra no te dará grandes sorpresas más adelante. Comunícale a tu cliente sobre las acciones de mantenimiento para asegurar su funcionamiento a largo plazo y por supuesto, ofrécele tus servicios para eso.

Procedimientos Constructivos:

Ya elegiste el sistema constructivo y ya sabes las etapas que te demandará tu obra, ahora, asegúrate de que tu equipo y tú conozcan muy bien todos los trucos y formas de trabajo que deberán llevar.

Cada fase que tenga tu obra, tiene además pasos muy importantes dentro suyo, son precisamente esos pasos, los que llamamos procedimientos constructivos. Desde preparar el terreno hasta poner los toques finales, cada etapa de tu obra tiene su propia lista de tareas que hacer. Por ejemplo, cuando se prepara el terreno, hay que limpiarlo, nivelarlo y cavar un poco para poner las bases. Luego, en la etapa de estructura, se ponen primero las zapatas o cimientos y luego las piezas principales como columnas y vigas. Y para armar cada una de esas piezas también tenemos pasos, ¿cierto? Lo sabes mejor que nosotros. Cada tarea tiene su manera específica de hacerse para asegurarse de que todo salga bien y seguro. Es como seguir la receta de la abuela de la que te hablamos, pero conociendo todos sus secretos.

Compartir: